Portada TERRA COLOMBIA > AutomóvilArtículo
Técnica y seguridad
Las nuevas transmisiones secuenciales

Las nuevas transmisiones secuenciales

 
Galerías de fotos

Galería
Transsyberia 2008
Imágenes de los equipos participantes.

Videos

Videos
Maserati Quattroporte
Increíble diseño de este deportivo.

ImprimirOpinarEnviar a un amigo

Las nuevas transmisiones secuenciales

 

Tras el furor que generaron las cajas automáticas CVT en los dos últimos años, el turno de la evolución les corresponde a las secuenciales de doble embrague, que ofrecen mayor precisión y rapidez de lo esperado.

 

Gracias a la avanzada automatización y confiabilidad de las cajas robotizadas como la DSG del grupo VAG, han surgido nuevas transmisiones que ya superan en reacción y eficacia a estas pioneras.

Consideradas en un inicio como moda –no todos los entusiastas las veían con buenos ojos, a pesar de provenir del mundo de las carreras–, sus ventajas como menor desgaste y mayor kilometraje de vida útil han decidido favorablemente su incorporación en vehículos de alto nivel.

Oferta varida
Hoy por hoy, constructores de autos de gran tradición en el rubro deportivo ya ofrecen esta tecnología. Entre los más recientes figura BMW y su M-DCT –Motorsport Double Clutch Transmission o transmisión deportiva de doble embrague–, evolución del doble embrague de su SMG –Sequential Manual Gearbox–, que ya era toda una promesa de rendimiento.

Le sigue Nissan con su fabuloso GT-R, un ícono revivido que como buen superauto japonés incluye casi todo lo disponible en los anaqueles tecnológicos de la casa. Su doble tracción está dosificada por una caja ubicada en el segundo eje –mejora el reparto de pesos– y lleva el sistema de doble embrague, muy efectivo para casi cualquier tipo de trazado. Una muestra maravillosa de la difícil relación entre técnica superior y costo razonable, que recibe el sencillo apelativo de GR6.

Finalmente, el eterno referente de los autos deportivos, Porsche, también siguió la tendencia y hace poco presentó su PDK –Porsche Doppelkupplungsgetriebe o caja de doble embrague–, que montan los nuevos 911 como una opción realmente racing de conducción deportiva. Otras cajas prometedoras son la del nuevo Ford Focus ST europeo, con un sistema similar al DSG, y la del Mitsubishi Lancer Evolution X, con las siglas TC-SST. Ambos sistemas también recurren al mecanismo de doble embrague para ofrecer una respuesta insuperable en el rendimiento dinámico.

Ventajas iguales
Entre las características comunes a estas cajas figura el uso de embragues húmedos –como en las motocicletas– para la conexión de las relaciones, lo cual también facilita su activación al depender de la fuerza hidráulica y no sólo del rozamiento del plato y el tacto de una pierna izquierda. Como aprovechan la base de una caja manual, pueden incrementar un paso o relación más, lo cual queda patente por las siete velocidades tanto del M-DCT como del PDK. Mientras, la del GT-R y las otras mencionadas son de seis velocidades, suficientes para el talante de altos vuelos que pueden otorgar los motores.

La segunda gran ventaja es que las relaciones se asocian con cada embrague. Las impares al primero, las pares al segundo. Ello permite que en la siguiente relación, ocurra el cambio ascendente o descendentemente, y siempre esté engranada y lista para trabajar. Lo anterior se refleja en tiempos de inserción realmente cortos, siempre inferiores a medio segundo, lo que supera la reacción de manos experimentadas.

Otras virtudes de estas cajas son su menor peso –casi una decena de kilogramos menos que su homólogo automático tradicional–, así como un consumo más reducido. Ello sin olvidarse de las sensaciones deportivas tan deseadas en los autos de máximo desempeño, pues la caja manual no presenta pérdidas de arrastre como ocurre con el convertidor de torsión.

A lo anterior se suma la flexibilidad de programación que permiten los cerebros, además de la rapidez de los actuadores electrohidráulicos y la mayor durabilidad de todos los mecanismos. En suma, hay ganancia por donde se mire.

Mejora envidiable
Gracias a esta oleada de cajas robotizadas, la conducción a semejanza de las grandes carreras está disponible casi para cualquier mortal que pueda pagar uno de los carros deportivos de la más reciente camada de la industria. Si continúa su popularización, será muy probable que se extiendan a modelos más económicos, como ha ocurrido con la Easytronic de Chevrolet y otras similares. Sus ventajas son innegables y la mayor extensión de la vida útil del embrague, así como una ganancia en su funcionamiento, hacen del doble embrague una alternativa muy agradable a la tradicional automática.

¿y cómo Funciona?
La inserción de velocidades en una caja de doble embrague parece tema reservado a grandes especialistas. Sin embargo, en este recuadro explicamos brevemente cómo funciona en el PDK de Porsche, una descripción que en términos generales aplica para la mayoría de estas nuevas cajas. Como se aprecia en la figura azul, la fuerza –de color rojo– viaja cuando el primer embrague acciona su plato y deja que la flecha transmita hacia el primer engranaje. Cuando se activa la segunda –figura verde–, entra en acción el segundo embrague y nuevamente la fuerza se redirige a un segundo engranaje. Gracias a los actuadores en cada eje y las horquillas, el escalonamiento hacia arriba o hacia abajo de las relaciones se efectúa de manera inmediata y sin fallas. Una solución en apariencia sencilla, pero complicada cuando miramos los controles y seguimientos de cada mecanismo, hoy posible gracias a los avances en electrónica y miniaturización de los componentes críticos.

AUTOMÓVIL

 

Terra en otros países | Contáctenos | Resolución mínima de 800x600 © Copyright 2008, Terra Networks Colombia S.A.