Conozca los partidos

Polo Democrático Alternativo


Historia
¿Cómo obtienen sus votos?
Construcción de listas 2006
Posiciones con respecto a temas claves
Perfiles de sus líderes
Contactos





Historia

El Polo Democrático Alternativo o PDA surgió de la alianza de varios grupos independientes. El primer acercamiento se dio después de la elecciones parlamentarias del 2002 entre dos grandes agrupaciones que desde hace unos años venían congregando los movimientos políticos y sociales del país que compartían el deseo de hacer política alternativa al bipartidismo.

La primera de ellas, “Alternativa Política Colectiva”, con una tendencia de centro, fue fundada en el 2000. En esta confluían los proyectos de Gustavo Petro, Rafael Orduz, Antonio Navarro Wolf y Carlos Vicente de Roux, así como los intereses de organizaciones populares y movimientos de la sociedad civil.

Del otro lado, estaba el Frente Social y Político, conformado por movimientos de la izquierda tradicional del país. Entre estos se destacan figuras como Carlos Gaviria Díaz, Lorenzo Muelas y Wilson Borja, el Partido Comunista y las principales uniones sindicales, especialmente la CUT representada en la figura de Luis Eduardo Garzón.

Estas dos alianzas se pusieron de acuerdo para postular como único aspirante presidencial a Luis Eduardo Garzón. Así lograron obtener la tercera votación en las elecciones de 2002. La alianza también se consolidó dentro del Congreso con la formación de una coalición conocida inicialmente sólo como “Polo Democrático”. La coalición ganó rápidamente visibilidad al constituirse en la única que decididamente se opuso al gobierno del Presidente Uribe.

En el 2003, antes de las elecciones regionales de octubre, iniciaron las gestiones para que esta unión se convirtiera legalmente en partido con personería jurídica. Varios de los miembros que originalmente conformaban la coalición no estuvieron de acuerdo con la manera como se llevó a cabo este proceso y se dio una escisión.

El senador Carlos Gaviria Díaz y el representante Wilson Borja se retiraron y se unieron a otros congresistas que hasta el momento no habían sido parte de ninguna bancada, como Jorge Enrique Robledo (MOIR) y Efrén Tarapués (indígena), para fundar la coalición Alternativa Democrática. A pasar de esta ruptura, en las elecciones del 2003 el PDI se consolidó como una opción electoral en todo el territorio nacional, obteniendo 268 concejales, 16 alcaldes, 10 diputados y las gobernaciones de Valle y Nariño (en compañía del movimiento Convergencia Popular Cívica).



Para sorpresa de muchos, el PDI conquistó el cargo de elección popular más apetecido por los políticos después de la Presidencia: la Alcaldía de Bogotá. Por más de 110.000 votos, Luis Eduardo Garzón se impuso sobre el candidato apoyado por el Presidente Uribe y por el ex alcalde Enrique Peñalosa, Juan Lozano.

De cara a las elecciones presidenciales y legislativas del 2006, en parte como consecuencia de la reforma política, Alternativa Democrática y el PDI se unieron nuevamente en una gran alianza de izquierda. El PDA aspira agregar todas las vertientes, aunque este proceso ha implicado múltiples fricciones.

Por último, esta la facción del centro, la de los conciliadores. Este grupo considera que la izquierda sólo puede triunfar si está unida. Entre ellos se destacan Antonio Navarro Wolf, Jaime Dussán y Samuel Moreno.
Por un lado, están las facciones de Gustavo Petro y Guillermo Alfonso Jaramillo, que representan a los más radicales del Partido. Es decir, a los militantes que apoyan la idea de que en Colombia debe haber una revolución del modelo económico y político. Con ellos están la mayoría de los anteriores militantes de Alternativa Democrática.

Al lado opuesto, están los que apoyan a Lucho Garzón. El liderazgo de Lucho hace que está facción le apunte más al pragmatismo político. Entre sus actos de pragmatismo se destaca su iniciativa de formar y ser el candidato presidencial de una alianza que combinó movimientos de centro, como la ANAPO y el Socialismo Democrático, con parte de la izquierda tradicional. Además, como alcalde presentó un proyecto de Acuerdo de valorización que fue criticado por muchos, pues –según ellos- contradecía uno de los ideales principales de la izquierda, pues le imponía nuevos tributos a la clase media capitalina.

¿Cómo obtienen sus votos?

A pesar de su juventud, el PDI y Alternativa no son principiante en la actividad electoral. La mayoría de los movimientos que los conforman cuentan con una trayectoria política y tienen asegurado el apoyo de ciertos sectores de la sociedad. Por ejemplo, el M19 es una fuerza electoral significativa desde 1990. Igual es el caso de la ANAPO, el MOIR, el Partido Cumunista y los sectores sindicales, que desde hace más de una década tienen representación en el Congreso y cierta presencia a nivel local.

Sin embargo, el PDA no se va a sostener sobre estás redes, todavía estrechas, sino sobre el llamado voto de opinión. Algunos de sus principales dirigentes han consolidado su imagen personal en la opinión pública. Esto les permite agregar votos a nivel nacional para el partido.Para las elecciones legislativas que se avecinan, y debido a la entrada en vigencia de la reforma política, el PDA ha tenido que modificar la estrategía electoral que venían utilizando sus principales figuras. Antonio Navarro Wolf, Carlos Gaviria Díaz, Gustavo Petro y Luis Eduardo Garzón siempre se han basado en el electorado urbano para ganar.

Pero, en la contienda electoral del 2006 donde el nivel regional cobra tanta importancia, el voto de opinión se hace insuficiente, por lo que la izquierda debe dedicarse a ampliar sus redes locales. Es así como el PDA se enfrenta a un desafío fundamental para el 2006: debe dejar de ser una alianza coyuntural de personalidades con gran visibilidad y consolidar un electorado propio a nivel local.

Este reto lo entiende muy bien el Ex- Secretario del PDI, Bruno Díaz: “Cómo esta elección es tan regional la primera palabra en la confección de listas la van a tener las regiones”, dice. Posteriormente, las propuestas y acuerdos regionales serán validados por la Dirección Nacional a través de la Mesa de Unidad. Esta mesa estará encargada de dar los avales, definir el tema de la financiación. “En ocasiones hará preguntas e incluso presentará objeciones frente a algunos nombres. Pero de todos modos dada la situación política tan variada, tan diversa y tan dispersa de la regiones, ellas son las únicas con el conocimiento de su realidad específica y por lo tanto estarán encargadas de dar el primer paso en este proceso”, agrega Diaz.

Construcción de listas 2006

Como se mencionó anteriormente el proceso de construcción de listas de este partido involucrará varios retos. El Polo se verá enfrentado, por primera vez en su historia, a construir una lista única al Senado y más de una docena de listas a la Cámara. Para asegurar el éxito de esta tarea, el partido va a mezclar en cada lista a sus tradicionales líderes de opinión con figuras que ya tengan cimentados sus apoyos a nivel local. Esto implicará la presencia de nuevas figuras, muchas con un pasado en los partidos tradicionales, que se sumarán a las filas del PDI.



Así lo explicó Oscar Hernández, un miembro del PDI que está elaborando las listas en el Tolima: “El desafío es muy fuerte, vamos a poner reconocidos líderes de la izquierda en el Tolima, pero para ganar deben introducirse figuras con otro tipo de trayectorias. Si estás figuras no tienen ningún tipo de cuestionamiento ético y desean acompañarnos, serán considerados en la lista”.

Otro tema que genera incertidumbre es el procedimiento que se va a aplicar para definir el orden de la listas y muy especialmente de la lista al Senado. Debido a que varios de los candidatos que competirán en la lista para Senado dependen del llamado voto de opinión, se enfrentarán por las primeras posiciones de la lista, pues deben buscar visibilidad ante el electorado.

Con la unión, las cabezas del PDI y de Alternativa formaron la “Mesa de Unidad”, que está encargada de validar los acuerdos frente a las listas que se construyan a nivel regional y corroborar que cada una de las vertientes obtenga la cuota que le corresponda.

Según el Ex- Secretario del PDI, Bruno Díaz, la Mesa tomará decisiones frente a los candidatos y el orden de la lista de acuerdo a criterios como las calidades éticas, el potencial electoral del candidato y su historia política.

Posiciones sobre temas claves

Reelección: Esta fuerza política fue uno de los opositores claros de esta iniciativa en el Congreso. Sus miembros no apoyaron el Acto Legislativo porque consideran que es una modificación a la Constitución que no trae un beneficio colectivo para la Nación en la medida que sólo responde a los intereses del Gobierno del turno.

Aborto: El Partido considera que el aborto es una decisión de la mujer. Por lo tanto, tiene que dejar de ser un delito para convertirse en un derecho. Además, para el PDI el fenómeno del aborto clandestino se ha convertido en un problema de salud pública, frente al cual el Gobierno debe buscar salidas urgentes como la despenalización.

Extradición: Para el PDI este mecanismo no está siendo bien aplicado. Para ellos debe respetarse un principio de reciprocidad, que no se cumple cuando los miembros de las fuerzas militares de Estados Unidos o funcionarios de este gobierno cometen delitos en nuestro país ya que ellos están amparados bajo un acuerdo de inmunidad con el gobierno colombiano.

Ley de Justicia y Paz: el PDI criticó activamente esta iniciativa cuando fue discutida en el Congreso. Según este partido, la Ley tiene tres debilidades básicas. Primero, la confesión plena no está garantizada y no existe un plan sólido de incautación de bienes. Segundo, la Comisión de Verdad que debe establecerse por Ley para asegurar la reparación de las víctimas no tiene herramientas para ser efectiva. Por último, las penas no son proporcionales a los delitos cometidos.

Derechos de minorías: el PDI siempre ha mostrado interés en este tema, en la medida que varios de los movimientos que lo conforman están compuestos por minorías sexuales, afro colombianos o indígenas. La representación de minorías en este partido está reglamentada: 30% deben ser mujeres, 20% jóvenes y 10% minorías étnicas.

TLC: Este Partido no está de acuerdo con el TLC. Opinan que los acuerdos que se están estableciendo van a afectar al sector rural, de medicamentos. También consideran que atacan a la soberanía jurídica del país. Estás objeciones los motivaron a proponer que esta decisión sea tomada por el pueblo a través de un referendo.


Continuar

Imprimir   Recomendar