Votebien 2010
Quienes somos | Contáctenos

Síguenos en rssNoticias

La segunda vida de "El Gatico"

Héctor Julio Alfonso López, hijo de Enilse López, la empresaria del chance hoy con prisión domiciliaria, se hizo a la segunda votación más alta de Bolívar y logró entrar al Senado de la mano del PIN, después de haber anunciado en 2007 su retiro de la vida pública. El día de las elecciones, Votebien.com estuvo en Magangué, el pueblo donde nació y donde él y su madre tienen su principal fortín político.
Marzo 18 de 2010
  • Enviar a un amigo
  • Comentar
  • Disminuir Fuente
  • Aumentar Fuente
  • Imprima esta Nota
La segunda vida de

Al cierre de las urnas el domingo a las 4 de la tarde, en una de las cuarenta sedes que en Magangué tiene el recién elegido senador de nombre Héctor Julio y de apellidos Alfonso López, la gente se amontonó alrededor de un bafle a todo volumen para escuchar los resultados de la jornada electoral. Estaban apenas a una cuadra de la Casa de la Cultura, donde los delegados de la Registraduría hacían el conteo de votos. 

 

Unos cien seguidores aclamaban el triunfo del senador, apodado ‘El Gatico’, por ser hijo de la empresaria del chance Enilse López, conocida como ‘La Gata’, hoy con medida de aseguramiento sospechosa de los delitos de homicidio agravado, lavado de activos y nexos con paramilitares.

 

"Aquí estamos esperando el triunfo del hijo del pueblo", gritaba una mujer visiblemente ebria. En la otra acera unos hombres celebraban con una botella de ron que rotaban sin pudor, pese a la disposición de ley seca. Otros adeptos esperaba a lo largo de la cuadra. En sus motos y carros habían pegado afiches de la campaña “La esperanza de un pueblo”, en la que aparecía la reina del carnaval de Magangué, Wendy Vanessa López, hija adoptiva de ‘La Gata’, quien en realidad es su sobrina. "Tiene 17 años y ya ha sido reina como 17 veces –dijo un vecino— esa familia no resiste no ser ganadora", añadió.

 

El domingo repitieron un triunfo anunciado, pero no pudieron celebrar con Héctor Julio. La demora en la entrega de los resultados hizo que el fervor que se sentía desde la mañana en los nueve puestos de votación del pueblo se fuera apaciguando y las sedes se desocuparan, pues el candidato nunca llegó. Desde meses atrás ya se sabía que el aspirante a senador iba a sacar una votación masiva en este pueblo grande de Bolívar, donde viven 120 mil habitantes.

 

Desde allí  su madre construyó su emporio, y allí mismo, su hermano Jorge Luis Alfonso López fue Alcalde en el periodo 2003-2006. Jorge Luis fue recientemente sancionado por la Procuraduría con 20 años de inhabilidad para ejercer cargos públicos, por celebración indebida de contratos. 

 

A las 5 de la mañana el movimiento desde la sede de Unicat en Cartagena era inusual. Unicat es el singular nombre de la empresa bolivarense del chance, que deviene seguramente del gusto de su dueña por los gatos. Es la lotería de los pobres porque es la más barata y la que paga premios más modestos. Ese domingo, los vendedores de apuestas subían a cuatro buses que iban rumbo a Magangué, para poder votar por el jefe.

 

Y es que una buena parte  de los votantes de ‘El Gato’ son  los chanceros y sus familias en toda la Costa Caribe, donde su mamá es la que tiene las licencias estatales para operar el negocio que mueve 120 mil millones de pesos al año. ‘La Gata’ es dueña de Unicat en Bolívar (que tiene unos 7 mil chanceros), Uniapuestas en Atlántico (con  9 mil chanceros), Aposmar en Magdalena (con 4 mil chanceros) y Aposucre en Sucre (cerca de 5 mil).

 

Para salir elegido, ‘El Gato’ solo necesitaba que votaran los 25 mil chanceros que emplean sus empresas, y sus familias. En las semanas previas a las elecciones, las manifestaciones de generosidad con ellos incluyeron fiestas en todo el Caribe con parrandas vallenatas, en las que además de almuerzo y trago, se repartían nuevecitos billetes de diez mil, dos para cada empleado. Por eso su triunfo, era anunciado. Obtuvo, en efecto, 70 mil votos, menos que los cien mil que alcanzó cuando se presentó en lista cerrada por el movimiento Apertura Liberal a la Cámara en 2006. En algo debe haber afectado que su madre cayera presa.

 

La Costa empapelada

 

Una matemática simple sobre la publicidad de ‘El Gatico’ lleva a concluir que gastó mucha plata. En Cartagena, el sector Bazurto de la Avenida Pedro de Heredia estaba empapelado con sus afiches, al igual que el pobrísimo y extenso barrio Nelson Mandela. En la carretera que de Cartagena conduce a Magangué había por lo menos 15 vallas o pasacalles con su nombre. Ya en Magangué no había cuadra  sin  sede de Héctor Julio y los logos del PIN. Algo similar se vio en otras capitales de la Costa.

 

En las sedes de Unicat también había vallas con su nombre, y los lugareños portaban el domingo camisetas, cachuchas, y ponchos del PIN. “Aquí en Magangué tuvieron que comprar mínimo 40 mil votos para asegurarse 18 mil”, dijo un opositor de los Alfonso López, que pidió reserva de identidad.

 

Cuando Votebien.com le preguntó al secretario del Interior de Bolívar, Orlando Periñán, por qué no había control sobre la publicidad de este candidato, él respondió que eran exageradas las denuncias, pero que ya había hecho la recomendación al Alcalde de Magangué sobre el asunto.  “Nosotros hemos estado vigilando los carros que entran y salen del municipio pues se denuncia que van llenos de dinero a favor de la candidatura de un señor en particular, y nunca hemos encontrado nada”, dijo.

 

Los funcionarios públicos de Bolívar hablan de los Alfonso López con gran respeto. Nadie por allá los llama por sus apodos felinos con que los conocen en el resto del país.

 

"Aquí hubo dos visitas del Comité de Seguimiento Electoral, una en noviembre y otra en enero, y quedaron en pasar un reporte a la Alcaldía para reducir la contaminación visual. Nunca conocimos ese reporte", dijo a Votebien, la procuradora encargada Marta Ciodaro.

 

Llueven las denuncias

 

Aún no hay investigaciones oficiales sobre los ríos de dinero que supuestamente corrieron en la campaña de “El Gato”. Tampoco sobre la posible participación en política del Alcalde de Magangué, Arcesio Pérez Bello, cuota de ‘La Gata’.  En campaña, el senador liberal Juan Manuel Galán dijo que este alcalde había ofrecido contratos de salud y de chance para conseguirle votos a Héctor Julio. Tampoco hubo sanciones contra Pérez por no regular la publicidad que a todas luces contaminaba y violaba las disposiciones nacionales.

 

Pérez Bello salió elegido Alcalde de Magangué en una contienda atípica en julio pasado. Hizo una maratónica campaña de tres meses en la que obtuvo 17.600 votos contra 13.600 de su contendor Marcelo Torres, candidato por el Polo Democrático. El día de las votaciones, una camioneta de campaña del electo Alcalde se estrelló contra la iglesia del pueblo y se supo que pertenecía a la empresa de chance, Uniapuestas. Este hecho puso en evidencia quien lo patrocinaba.

 

El candidato perdedor, Marcelo Torres, fue un reconocido dirigente estudiantil nacional en los setenta, y Representante a la Cámara en 1997 por el Moir. Él se lanzó de nuevo al Senado por el Polo y fue uno de los quemados del domingo. En diálogo con Votebien.com sostuvo que nunca tuvo garantías en ninguna de las dos campañas. “Hemos exigido públicamente a los organismos del control que hablen del PIN así como lo hicieron de ADN.  Hay un estado de cosas de tiempo atrás en el que el núcleo de esta señora es intocable y la opinión pública es laxa frente a eso”, dijo Torres.

 

El poder de la familia de la señora López es considerable. Es más, ella sola puso cinco congresistas en esta contienda (ver nota anexa). Pese a tener detención domiciliaria en Cartagena, varias personas le dijeron a Votebien.com que ella estuvo en persona en Magangué haciendo campaña por su hijo. En otras ciudades de la Costa, como Sincelejo, otros testigos dijeron a esta redacción, que "La gata" estuvo agasajando a sus trabajadores del chance. ¿Cómo pudo salir de su casa? ¿Qué autoridad se lo permitió? 

 

A esta acusaciones se suma una más grave la del ex candidato Torres. Según él, en algunos corregimientos de Magangué sus simpatizantes fueron amenazados por hombres armados de la empresa de seguridad de ‘La Gata’, conocida con el atractivo nombre de “911”.

 

Votebien.com pudo establecer que la Superintendencia de Vigilancia sancionó a esa empresa por segunda vez el jueves anterior a las elecciones, por porte ilegal de armas. El 24 de diciembre de 2006 la misma Supervigilancia expidió la Resolución 005657, que ordenó la cancelación de la licencia de la empresa 911 constituida en diciembre de 2001 y que en Cartagena tiene su sede en el barrio Manga. La Super advirtió entonces el riesgo de que el armamento que portaban los escoltas, fuera a parar a manos de los paramilitares.

 

En el bus de Cartagena a Magangué, Votebien.com vio a varios guardias de seguridad de esta empresa viajando armados. Dijo uno de ellos que “iba a cumplir con el hijo de la patrona, que nos ha dado mucho trabajo a todas nuestras familias y ha sido muy bueno con nosotros. A nosotros nadie nos está obligando a votar, lo hacemos de corazón”.

 

El regreso de ‘El Gatico’

 

“A mis amigos y seguidores presento excusas por mi retiro de este proyecto político tan prometedor, pero frustrado por la envidia, el egoísmo y la mala fe de quienes en el pasado se beneficiaron de nuestros simpatizantes y seguidores”, dijo en 2007 Héctor Julio Alfonso en un comunicado, en el que anunció su retiro de la Cámara de Representantes en donde apenas llevaba un año. 

 

Sostuvo además que se dedicaría a cuidar la salud de su madre y que su renuncia implicaba “mi retiro absoluto y definitivo de la vida pública nacional en cualquiera de sus manifestaciones”.

 

Pero como dicen que el gato tiene varias vidas, cambió de opinión y regresó triunfal a la arena pública. Su votación en Bolívar solo fue superada por Javier Cáceres del partido Cambio Radical. El hoy senador Alfonso López había prometido atender una entrevista de Votebien.com en Magangué, pero finalmente no la concretó.

 

Sus asesores cercanos dijeron que es un hombre tímido que no le habla a los medios porque no quiere generar polémica y además por razones de seguridad. Para evitar tumultos, votó muy temprano en la mañana en la Institución Educativa Vélez, y eludió ser fotografiado.

 

Según su campaña, el 12 de marzo alguien intentó atentar contra su vida, y un sospechoso fue capturado. En solidaridad con Alfonso López, sus seguidores en Magangué y en la Plaza Mártires en Cartagena salieron a manifestarse el viernes anterior a elecciones. El general Oscar Naranjo, director de la Policía Nacional, sin embargo dijo a la opinión pública que tal información era “una maniobra de oportunismo, más que un atentado real”.

 

Desde el próximo 20 de julio este empresario del chance, con la sombra de su influyente madre, estará sentado en el Capitolio haciendo las leyes  y ejerciendo el control político al próximo gobierno. ¿De qué temas nacionales se preocupará ‘El Gato’ en el Senado’? ¿Del necesario dragado del Río Magdalena para que sea navegable hasta su querido Magangué? ¿De cómo combatir el recrudecimiento de la violencia en Bolívar donde los índices de homicidio van hacia arriba otra vez? (Diez asesinatos en Magangué en los últimos dos meses). No es probable porque de nada de eso habló durante su costosa campaña. Es más, la gente no puede mencionar una sola promesa, pues su proselitismo sólo fue propaganda, fiestas y regalos.

 

E domingo, cuando Héctor Julio no llegó a celebrar con los magangueleños, la mujer que estaba ebria dijo con emoción que ella sí sabía para qué él iba a ir al Senado. “Él representa la dignidad de los magangueleños. Él y su mamá nos han dado trabajo aunque al resto del país les duela”.

 

Es difícil entender por qué, después de haber vivido por una década bajo el imperio de los Alfonso López sin que en nada mejoren ni su pobreza ni sus temores, haya gente en Mangangué que aún no le duela, como a buena parte del país, que ‘La Gata’, haya vuelto a ganar.


Votebien