Votebien 2011

Síguenos en rssDemocracia en Juego

Regalías: ¿maldición o bendición?

Trasteo de votos y constreñimiento electoral fueron las tácticas que usaron los grupos armados ilegales para mantener su dominio en los municipios que más dinero reciben por concepto de regalías en el país. Votebien investigó los casos de Arauquita  y Tumaco.
Noviembre 4 de 2011
  • Enviar a un amigo
  • Disminuir Fuente
  • Aumentar Fuente
  • Imprima esta Nota
Regalías: ¿maldición o bendición?

Los habitantes de Tumaco, Nariño y Arauquita, Arauca, dos municipios del país que se caracterizan por recibir amplias sumas de dinero por concepto de regalías, fueron testigos de cómo los grupos armados al margen de la ley lograron perturbar los comicios del pasado domingo, y ante los ojos ciegos de las autoridades.


 

Y es que aunque con la reforma a la Ley de Regalías, que entrará en vigencia a partir del primero de enero, las regiones en las que se explotan minas o se extrae petróleo verán disminuir los montos de dinero que reciben, los botines que ascienden a miles de millones de pesos, continúan siendo muy apetecidos.

 


Sólo en 2010 Arauquita recibió 29.385 millones por concepto de regalías, cifra que pese a que estaba dirigida a satisfacer las necesidades básicas de sus habitantes, se desvió en proyectos inconclusos, ineficientes y con sobrecostos.

 


Por su parte, Tumaco recibió 21.603 millones de pesos, monto que aunque en buena parte sí se invirtió  en obras de saneamiento básico, de mejoramiento de la malla vial y en el sector educativo, también contó, según un funcionario de la Alcaldía, “con la manipulación de contratistas”.  

 


“El principal reto es que las entidades territoriales tengan mandatarios con amplias capacidades administrativas. Los recursos que se van a gestionar a través de fondos con proyectos, demandan que sus dirigentes conozcan a fondo las necesidades de su región y su municipio para que inviertan en las necesidades prioritarias”, explicó José Ricardo Puyana, especialista en Regalías del Pnud.

 


A esto se le suma la influencia de grupos armados ilegales que buscan captar los recursos a través de extorsiones, o haciendo alianzas con los mandatarios y contratistas para adueñarse, junto a ellos, de los millonarios rubros.

 


“Con esta nueva ley lo que se busca es que la corrupción disminuya en cuanto a la inversión de los montos. Existirá un mayor control por parte de organismos colegiados de administración y las decisiones no sólo van a quedar en las alcaldías”, aseguró Amparo García, directora del Fondo Nacional de Regalías.

 


Se estima que para el próximo año las regalías que recibirán Tumaco y Arauquita, disminuirán en un porcentaje muy bajo debido a que continúan siendo municipios en los que los recursos no renovables abundan.

 


El hecho de que estos dos municipios fronterizos mantengan su gran atractivo económico, fue una de las causas por las que durante los comicios, se convirtieron en escenario de compra de votos, trashumancia y constreñimiento al votante.


 

 ‘1.200 residentes en Venezuela votaron en Arauquita’

 

Aunque Arauquita es el municipio que más recibe regalías después de Arauca, la capital del departamento, tiene déficit en el cubrimiento de salud, educación y vivienda, sumado a la presencia de las Farc y el ELN tanto en zona rural como en la cabecera municipal.

 


Debido a la extracción de petróleo, este municipio ha recibido desde 1994 más de 200 mil millones de pesos por concepto de regalías, cifra que lo convirtió en uno de los más atractivos para los ilegales y en su principal centro de operaciones en el oriente colombiano.

 


Para evitar la influencia de los grupos armados en las elecciones, el actual alcalde, José Francisco Vargas, expidió un decreto en el que determinaba el cierre de la frontera con Venezuela desde la tarde del sábado 29 de octubre, ley seca, restricción de transporte de parrillero en motocicleta, movilización de escombros y cilindros de gas en vehículos y el parqueo de automóviles cerca de la Fuerza Pública.

 


 “El cierre de la frontera detonó el paso de colombianos residentes en Venezuela hacia Arauquita.  Por diferentes partes de la zona rural pasaban las personas desde el 28 de octubre para votar, les ofrecían estadía, comida y comodidades a cambio. Los votos eran a favor de José Díaz Guillén (el alcalde electo por el Polo Democrático)”, explicó un habitante del municipio quien pidió la reserva de su nombre.

 

 

Las calles de Arauquita estuvieron militarizadas durante las elecciones.


Con las denuncias coinciden las de más habitantes de Arauquita, quienes precisaron algunos sitios donde se registró la trashumancia. “La zona de San Lorenzo que es un caserío ubicado a 12 kilómetros de la cabecera municipal fue donde más personas pasaron: más de 800. Isla de Reinera y Bayonera, son los otros lugares. Aunque le dijimos a la policía ellos no hicieron nada, todo pasó frente a sus ojos.”

 


De hecho, la trashumancia de votos fue conocida por medios locales que por temor no publicaron la historia. Periodistas de la página web arauquita.com.co, le explicaron a Votebien que fue “vox populi la traída de colombianos que viven en Venezuela a Arauquita. También sabemos que ciudadanos lo pusieron en conocimiento de las autoridades”.

 


No obstante, el Comandante de la Policía de Arauquita, teniente Wilmar Anteriz, le dijo a esta redacción que jamás había recibido una denuncia de ese tipo y que si habían pasado por el río, eso era jurisdicción de la Marina y no de la Policía.

 


Al respecto, el personero del municipio, Jesús Mancera, señaló que todo el municipio debía ser vigilado tanto por el ejército, como por la policía y la marina, y que por esa razón cualquier denuncia recibida debía ser atendida.
El funcionario también explicó que debido a que la frontera mide más de 250 kilómetros no estaba completamente custodiada y  manifestó que “es probable que se hayan podido presentar esos casos”.

 


“Este tipo de prácticas se presentan porque Arauquita es un municipio de mucho dinero, aquí es natural que las autoridades sean manipuladas y que se hagan las de la vista gorda ante las denuncias de la comunidad. Las regalías casi no disminuirán para el municipio y eso lo sigue haciendo atractivo”,  manifestó un reconocido político de la región que pidió el anonimato.

 


Ante los señalamientos, el alcalde electo del Polo José Díaz Guillén, respondió que provenían de los malos perdedores que no aceptaban los resultados y que no afectaban para nada su elección.

 


 “No conozco esas denuncias y tampoco me preocupan porque mi elección fue transparente. Si algo así sucedió que sean los entes de control quienes lo determinen”, aseguró.

 


‘Las regalías parecen la maldición de Tumaco’

 

 

Tumaco es el único municipio de Nariño que recibe regalías directamente. Es además el ‘hogar’ de bandas criminales, Farc, Eln y paramilitares. Su condición como puerto del Océano Pacífico y como zona fronteriza con Ecuador, lo ha convertido en el sitio estratégico de operaciones de los ilegales, quienes ejercen fuerte influencia en la zona rural del municipio.

 


En 14 años Tumaco ha recibido cerca de 123 mil millones de pesos por concepto de regalías, y aunque en varias ocasiones ha sido felicitado por el Gobierno Nacional debido a la inversión de los recursos, en otras, tanto concejales como alcaldes, han sido suspendidos por malversación de esos fondos.

 

El 48% de loshabitantes de Tumaco según el DANE no

tienen sus necesidades básicas satisfechas.

 


En el municipio para nadie es un secreto la presencia de grupos armados en sus territorios. De hecho los lugareños bromean sobre el tema: “grupo armado de Colombia que no esté en Tumaco, no existe”.

 


La campaña fue tensa durante los meses previos a las elecciones y en especial en la última semana. Después de estar secuestrado un mes, fue liberado Jenner Ávila, secretario privado de la Alcaldía Municipal. El Frente 10 de las Farc perpetró un atentado que dejó herido a un patrullero de la policía. Según reportes oficiales, dos granadas explotaron en el parque principal, y se lanzaron disparos al aire en algunos barrios del municipio.

 


“El secuestro de Jenner Ávila tenía muy nerviosa a la gente. Las amenazas de que lo matarían el 29 de octubre en la noche si no se entregaba una recompensa fue fatal en época previa a las elecciones. Menos mal que lo soltaron esa noche. Los ánimos estaban muy caldeados”, aseguró Ángela Oviedo, observadora de la Misión de Observación Electoral, MOE.

 


El día de las votaciones, el panorama no fue mejor. La unión de la banda criminal ‘Los Rastrojos’ con las Farc, permitió que tuvieran más veredas bajo su poder, mientras los paramilitares, por su parte, obligaron a los lugareños a aceptar 20 mil pesos a cambio de sus votos.

 


“Las regalías de Tumaco a veces parecen su maldición, todos los grupos quieren tener una tajada. Acá es importante llegar al poder porque se sabe  que habrá dinero. Hay rumores de que la llegada al Concejo, le pudo costar 50 millones a los candidatos”, contó otro habitante del municipio.

 


Aunque el ganador de la alcaldía, Víctor Arnulfo Gallo Ortiz, quien fue señalado de ser el candidato de la actual administración, no ha sido vinculado con grupos ilegales, estará bajo la lupa de un grupo denominado ‘S15’, que marchó en contra del secuestro de Ávila y cuya principal consigna es “vigilar la transparencia de la inversión de las regalías”.


Votebien