Portada TERRA COLOMBIA > Gastronomía
Artículos
 
Foto: Getty Images
  • Foto: Getty Images

Calorías buenas
La Harina, energía sana para el cuerpo
Al contrario de lo que se piensa, el consumo de harina no solo no es nocivo para la salud, sino que es necesario para un estado equilibrado y fuerte del organismo. El secreto está en consumirla en su justa medida, no en desterrarla de la dieta diaria.

Por años la harina ha sido excluida de muchas invitaciones por un temor muchas veces infundado: el de engordar. Solo mencionar su nombre hace pensar en calorías y kilos, pero se trata de un temor desproporcionado, porque el consumo de harina es necesario para el equilibrio del organismo. El secreto está en saber dosificar la cantidad y aprovechar su amplia variedad.

 

El consumo de harinas en nuestro país es bajo comparado con el de otros países como Chile y Argentina, en parte, porque “la población desconoce todas las bondades de la harina”, sostiene Jairo Vélez, gerente general de Rafael Del Castillo y Cía. S.A., empresa con una tradición harinera de 65 años en el país en la molienda de trigo.

 

Según cifras del gremio en Colombia se producen más de 800 mil toneladas de harina de trigo al año y se consumen en promedio 26 kilos de trigo por habitante, de los cuales 21 corresponden al consumo de pan, 3 de pasta y 3 de galletas.

 

¿Qué tiene la harina?

 

Las harinas ayudan a tener un estado equilibrado del organismo. El aporte de la harina en el desayuno a través de alimentos como el pan, es crucial en el inicio de las actividades diarias por su poder energético.

 

Estudios demuestran que suprimir las fibras vegetales, cereales y la harina de la alimentación contribuye a la evolución de algunas enfermedades y de un proceso de deterioro físico y mental.

 

El pan, por ejemplo, posee dentro de sus ingredientes ácido fólico y vitamina B (niacina, tiamina y riboflavina), que ayuda a prevenir defectos de nacimiento en el cerebro y la médula espinal.

 

Si bien hay para quienes el consumo de harina requiere de supervisión médica, las harinas integrales les brindan la posibilidad de obtener productos ricos en fibra y con alto valor nutritivo por su contenido proteínico.

 

En cambio, deben disminuir el consumo de harinas fritas y con alto contenido de grasas saturadas, como papas fritas, empanadas, etc. Con todo, los carbohidratos son necesarios para el organismo. De hecho, en una dieta se recomienda consumir del 50 al 60 por ciento de hidratos de carbono, contenidos en cereales, panes, pastas, harina, azúcares, frutas y algunas verduras. En tanto que el 25 por ciento debe incluir grasas vegetales y animales, y el 15 por ciento, proteínas.

 

Nutrir antes que engordar

Incluso el pan, uno de los alimentos preferidos que contienen harina, ofrece opciones saludables hoy en día. Lo hay sin ingredientes artificiales ni conservantes, hechos con harina integral de molienda. Los hidratos de carbono complejos son el macronutriente principal del pan integral y son metabolizados por el hígado y transformados en glucosa que se distribuye por la sangre al organismo en forma de energía.

 

El pan integral, además, tiene la cualidad de producir sensación de saciedad por períodos de tiempo más largos gracias a las fibras que controlan la absorción de los hidratos de carbono complejos en el intestino, y al hígado, que almacena esta energía y la suministra a medida que el organismo la requiere. Igual ocurre con los cereales y la avena. De este modo se evita ingerir alimentos con mayor cantidad de calorías.

 

Adicionalmente, las fibras ayudan a reducir los niveles de colesterol y reducen, por ende, el riesgo de enfermedades cardíacas. Además, consumir al menos tres porlciones de cereales integrales diarios reducen de un 20 a 30 por ciento el riesgo de desarrollar diabetes Tipo II, pues tienen un índice glucémico menor.

 

En conclusión, eliminar radicalmente los hidratos de carbono de la dieta diaria priva al organismo de nutrientes energéticos imprescindibles que ayudan a mantener la actividad muscular, la temperatura del cuerpo, la tensión arterial, el funcionamiento intestinal y la actividad de las neuronas. Así las cosas, no cabe duda de que la harina cumple con una función distinta de engordar cuando se evitan los excesos: la de nutrir.

 

Información de Prensa

 


Por palabra

Por categoría

Por tipo de comida

Galerías

Fotos
Deliciosa Paella
Aprenda la preparación de este plato paso a paso.

 

Terra en otros países | Contáctenos | Resolución mínima de 800x600 © Copyright 2007, Terra Networks Colombia S.A.