HEADER MARKUPS

Vida y Estilo » Mujer

 Aprenda cómo lucir un rostro fresco después de una mala noche
09 de Mayo de 2009 12:29

Comentarios
 

 

Nuestra rutina nos abruma y en el intento de salir de ella, nos vamos de fiesta. Al día siguiente nos arrepentimos de nuestra hazaña, y lucimos con cien años más encima.

El espejo en la mañana sólo es motivo de espanto y unas ganas tremendas de ocultar esas ojeras y palidez que nos brota por los poros faciales y que parece acrecentarse al pasar de los minutos. Sin embargo, podemos impedir que el agotamiento afecte el aspecto de nuestro cutis con unos prácticos trucos que nos harán lucir como si hubiésemos tomado el mejor sueño de belleza.

 

En primer lugar, debemos lavar el rostro con abundante agua fría para que la piel no se sienta adormecida. Luego de secar con una toalla gruesa de felpa, hay que pasarle un algodón húmedo como si lo estuviésemos desmaquillando, con énfasis en la zona del Triángulo de las Bermudas, alrededor de la nariz.

 

Una vez que hemos pasado la etapa de limpieza, hay que humectar la cara con una crema hidratante y ponerle un poco de bloqueador solar para que aparte de protegerla de las malas radiaciones le de un tono parejo.

 

En seguida podemos pasarle un corrector y una base traslúcida que le termine de dar el brillo típico del rostro de alguien que ha tomado una profunda siesta, aunque no lo haya hecho en verdad.

 

Y para afianzar esta idea de la frescura y renovación facial, nada mejor que usar una sombra contrastable con la tonalidad de nuestra piel y poner un poco en esas bolsitas que se han formado debajo de los ojos.

 

Terra