Especiales
 
Más Canales
 
AMOR Y SEXO
Foto: Getty Images
Foto: Getty Images

Más Noticias



Puntos erógenos masculinos, las zonas secretas del placer

 

El cuerpo del hombre está cargado de puntos de alto voltaje. La misión de toda mujer es descubrir esos puntos para llevarlo directo al éxtasis. Descubre las zonas más calientes de su anatomía que ni él mismo conoce.



Al igual que el cuerpo femenino, saber dónde y cómo tocar ciertas partes del cuerpo de tu pareja puede resultar una experiencia muy orgásmica.

 

A continuación, descubre cómo llegar a ellas y de que forma estimularlas para hacerle vivir una explosión de sensaciones, pasiones y placeres jamás experimentados.

 

Los muslos y los pies

 

La parte interna y la superior de los muslos es para el hombre la zona erógena más sensible. Agarrarla con fuerza, lamerla o pellizcarla puede ponerlo a mil. Además, si recorres su cuerpo hasta los pies, llegarás a otra zona muy erógena. Los huesos del tobillo y alrededores, son puntos especialmente sensibles.

 

Los pezones

 

Son unos grandes desconocidos. Los pezones son una de las zonas erógenas que puede producir una sensación de placer extrema. Así que no te olvides de acariciarlos suavemente o lamerlos.

 

El pene

 

El pene es la zona erógena más conocida y el destino más visitado. Repleto de terminaciones nerviosas, el pene es un punto muy sensible y sobre todo en la zona del glande. Puedes excitarlo por presión o por tracción y el éxito está cien por ciento garantizado.

 

Un consejo: si quieres hacerlo alucinar de placer, dedícale especial atención al pliegue que está entre los testículos y el pene. Cuando el pene esté en erección, estimúlalo lamiéndolo o besándolo.

 

El punto g masculino

 

Aunque ellos no lo sepan, también tienen un punto G, la próstata. La ruta para llegar a él es a través del ano o del perineo. Así que tus dedos se vuelven muy juguetones. Introdúcelos en el ano y estimula su punto G mediante movimientos circulares con la yema de los dedos o si te atreves con la lengua.

 

Los testículos

 

No te olvides de ellos. Para muchos hombres resulta una zona muy erótica, así que no concentres todos tus esfuerzos en el pene. Bésalos, acarícialos, juega con ellos. Pero sobre todo sé delicada, ya que son muy sensibles. 

 

 

 

Terra Perú

 

Busca Pareja