Especiales
 
Más Canales
 
AMOR Y SEXO
Foto: Getty Images
Foto: Getty Images

Más Noticias



Claves para masajear las zonas erógenas de las mujeres

 

No hay que ser un gurú del sexo para encender la pasión de una mujer. Simplemente hay que saber cómo tocarla y conocer los puntos de placer de cada una de ellas.



Del mismo modo que el cuerpo masculino esconde esos puntos erógenos que al ser tocados los hacen estallar de placer, las mujeres también disponen de unos puntos de ‘alto voltaje’.

 

La piel de la mujer es casi en su totalidad una gran zona erógena capaz de estremecerse con un beso, un roce, una caricia.

 

Sigue la ruta de los puntos de placer de una mujer:

 

 

La boca

 

Lo boca y en especial los labios, son para la mayoría de las mujeres una de las zonas más erógenas. Con la yema de los dedos, con la lengua, con los labios… es capaz de provocar una estimulación en el 100 por ciento de su cuerpo.

 

 

Las orejas

 

Las orejas, y en especial los lóbulos, son unas zonas muy sensibles a la excitación. Delicadas caricias en esta zona son suficientes para hacer estremecer a la mujer de los pies a la cabeza. La mejor forma para masajear esta zona es empezando a acariciar el cuello mediante tiernos y excitantes besos e ir subiendo hasta las orejas y lamer el lóbulo con mucha pasión.

 

 

Las piernas

 

Rozar el interior de los muslos es completamente fascinante para una mujer. Esta zona es capaz de provocar una excitación total. La mejor manera de acariciarla es empezar con la yema de los dedos, seguir con los labios e incluso con la lengua y terminar con el pene.

 

 

El ombligo

 

Los besos, las suaves y delicadas caricias y las cosquillas alrededor del ombligo son muy excitantes. La zona del ombligo es, sin duda, un territorio sensual, sugerente.

 

 

Los senos

 

Los senos son una de las zonas erógenas que masajeadas de una forma correcta hacen llegar a la mujer directamente al grado máximo de excitación. El secreto de un buen masaje en los senos es no tener prisa.

 

Las caricias bien dadas en esta zona tan femenina pueden llevar a la mujer a vivir un auténtico orgasmo sin necesidad de penetración. Hay que empezar acariciarlos de forma giratoria.

 

Los laterales se acarician con los pulgares a la vez que se desplazan las manos en diagonal desde un lado de las costillas hasta el hombro contrario. Después, con la yema de los dedos se rozan y se juega con los pezones.

 

 

El clítoris

 

El órgano del placer femenino por excelencia es un perfecto compañero de los juegos sexuales. Una buena estimulación es sin duda una de las experiencias más agradables que puede vivir una mujer. Las caricias con los dedos son un clásico que nunca fallan.

 

Pueden recurrir a los lubricantes para permitir que los dedos se deslicen con mayor facilidad.

 

Pero no solo hay que acariciar el clítoris. Las paredes de la vagina, zona de paso obligada para el pene, también pueden y deben acariciarse para ir preparando el terreno y conseguir un orgasmo pleno.

 

 

La cola

 

Es otra de las zonas erógenas femeninas que concentra muchas terminaciones nerviosas, hecho que facilita la estimulación. 

 

 

 

 

 

Terra

 

Busca Pareja