Especiales
 
Más Canales
 
AMOR Y SEXO
Foto: Getty Images
Foto: Getty Images

Más Noticias



Las cuatro posturas sexuales más codiciadas por las parejas

 

Existen cientos de posiciones para hacer el amor, pero todos sabemos que a la hora de querer disfrutar al máximo, las más convencionales siempre son las preferidas, ¿o acaso has llegado al orgasmo haciendo el helicóptero o la carretilla? Por eso, acá te presentamos las posiciones más populares y te contamos por qué son las más practicadas y por qué solemos recurrir a ellas para garantizar nuestro placer.



 

El misionero

 

Su nombre se debe a la época en que la Iglesia enviaba sacerdotes a los pueblos indígenas con la misión de evangelizarlos. Los misioneros recomendaban esta postura a los aborígenes argumentando que era beneficiosa para la concepción. Esto no se ha afirmado científicamente, pero la postura del misionero es sin duda la preferida y más popular entre los occidentales.

 

Básicamente, la mujer se encuentra recostada sobre su espalda con las piernas separadas, mientras que el hombre se posiciona sobre ella apoyándose en sus rodillas y brazos para no aplastarla. Naturalmente, es el hombre quien se encarga de la penetración y del ritmo y quien se lleva casi todo el trabajo.

 

Los beneficios de esta postura son que hay un total contacto entre ambos cuerpos, además de que puedes mirarte cara a cara con tu pareja y pueden besarse apasionadamente; es una posición muy romántica. También existe una estimulación sobre tu clítoris con el roce de ambas pelvis, por lo que recibes doble placer: vaginal y clitoriano.

 

Es una posición ideal si es que te encuentras cansada y sin tanta energía, pero si al contrario, tienes ganas de moverte, esta posición no es la más adecuada, pues no te permite mucho movimiento, salvo el levantar o girar en círculos tus caderas (lo cual de todos modos resulta muy placentero).

 

 

La mujer encima

 

Es la segunda postura más popular y una de las preferidas por los hombres. Como su nombre lo dice, el hombre se encuentra recostado sobre su espalda y la mujer se sienta arriba con las piernas abiertas.

 

En esta postura mandan las mujeres, quienes pueden hacer lo que les plazca, moverse en círculos, hacia delante y hacia atrás, hacia arriba y hacia abajo, rápido, lento, fuerte, suave, etc., en conclusión, ella tiene el poder.

 

Lo beneficioso de esta posición es que la mujer puede controlar el nivel y profundidad de la penetración, por lo que puedes adaptarla a lo que prefiera en ese momento. Además, los pechos y el clítoris quedan libres y expuestos para ser estimulados tanto por ella misma como por el amante, lo que entrega un placer extra.

 

Otro factor a favor, es que esta postura es ideal para aquellas mujeres que quieren disfrutar de la estimulación del Punto G, pues con esta penetración la parte de la vagina que más se roza es la delantera, donde se encuentra precisamente este codiciado punto.

 

 

En cuatro o ‘El perrito’

 

Es una de las posiciones más hot y eróticas. Esta postura tiene una connotación bastante animal, por lo que nos hace sacar nuestros instintos más primitivos. En ella la mujer se encuentra apoyada sobre sus rodillas y brazos, mientras que el hombre se inca detrás y la penetra. La mayor parte del control la tiene él, pues es quien se encarga de la penetración, del ritmo, de la profundidad y del ángulo.

 

Sin duda esta es la posición preferida por los hombres, pues cumple todos sus deseos y fantasías de posesión máxima de la mujer, quien se encuentra dominada y resignada a recibir lo que él haga. El hombre puede acariciar la espalda de su amante e inclinarse hacia delante para tocarle los pechos, y si ambos son más fogosos y fantasiosos, esta postura es ideal para que te dé palmaditas en la cola.

 

Pero en esta posición no sólo disfruta el hombre, para la mujer también puede resultar muy placentera. Primero, la penetración es muy profunda, para las que les agrada que entre hasta el fondo, segundo, es también una buena forma de explorar el Punto G, pues se puede realizar una variedad de ángulos de roce con la vagina. Además, permite que tu pareja te estimule sin problemas el clítoris y, por qué no, el ano también.

 

Para las que aún no han incursionado en esta postura, se debe empezar con cuidado, pues debido a la profundidad de la penetración, para algunas mujeres puede resultar doloroso.

 

 

Cuchara o Cucharita

 

La cuarta postura del ranking de las posiciones más populares es la cuchara. En esta, ambos se encuentran recostados de lado, la mujer dándole la espalda al hombre. Es este último quien se encarga de penetrarla y de hacer la mayor parte del trabajo.

 

Lo bueno de esta posición es que puede ser muy romántica como también muy erótica. Si ambos están en la onda media tierna, o si están cansados, tu pareja puede penetrarte lentamente, acariciar todo tu cuerpo de forma suave y tierna y abrazarte dulcemente creando un estado de fusión absoluta.

 

Al contrario, si ambos arden de pasión, la penetración puede volverse rápida y fuerte y esta postura pasa a tomar inmediatamente un carácter similar a la postura del perrito.

 

Otro factor positivo es que, a pesar de que la mujer le da la espalda a su pareja, de todas formas pueden besarse al inclinar ella su cabeza un poco hacia atrás. Además, tu cuerpo queda completamente expuesto para que él lo acaricie.

 

En esta posición también se logra una penetración muy profunda y el ángulo permite la excursión del Punto G.

 

 

 

 

Terra

 

 

Busca Pareja