Especiales
 
Más Canales
 
AMOR Y SEXO
Foto: Getty Images
Foto: Getty Images

Más Noticias



Técnicas para que las mujeres disfruten una masturbación plena

 

Es fácil volverse un poco perezosa y acostumbrarte al mismo tipo de excitación que has obtenido siempre, pero en verdad ayuda mucho sentirte relajada y segura ya que estas dos situaciones son muy importantes para llegar a la excitación de cualquier mujer (a diferencia de un hombre).



Por tanto, se recomienda que organices todas las cosas de tal formar que más o menos te des una hora para ti. De hecho, muchas mujeres solo le dedican unos diez minutos a una sesión de masturbación y luego, se preguntan por qué no obtuvieron buenos resultados.

 

 

Los exteriores:

 

Lo primero que debes tener en cuenta es la habitación donde lo harás, es decir revisa que la temperatura sea cálida, que el teléfono (bien sea el fijo o el celular) no te interrumpa. Además también podrías prender algunas velas o darte un baño antes si es que sabes que te puede servir de ayuda. De otro lado, revisa que la iluminación sea la indicada: ni tan baja que no puedas verte ni tan fuerte que en realidad te intimide.

 

También podrías beber un poco de alcohol si eso te ayuda a relajarte, otra opción es que consigas un video o una novela erótica o cualquier cosa que sepas que te puede excitar. Algunas mujeres no sienten mucho cuando se dan un masaje erótico pero otras sí, todo depende del placer que a ti te cause, por tanto podrías también probar con esto.

 

Cuando le dedicas tiempo a la organización del escenario le estarás dando una mayor intensidad al momento en sí. Esta preparación sensual te va a ayudar a entender lo primordial que tú eres en sí misma y que en realidad te mereces tener sensaciones y placeres extraordinarios.

 

 

El inicio:

 

Recuéstate sin ropa sobre tu cama o mueble y empieza por acariciar todo tu cuerpo con talcos (que es mucho más moderado que el aceite). En esta etapa lo que debes buscar es placer, no un orgasmo.

 

 

Mira y siente:

 

Coge un espejo de mano y abre las piernas, debes tener una postura cómoda para que puedas lograr verte los genitales. Luego, sigue acariciándote mientras te ves en el espejo. Ten claro que para este ejercicio debes ir relacionando lo que estás mirando con lo que sientes. Ahora introduce un dedo y comprueba cuán lubricada estás, de esta manera sabrás cómo es que tu cuerpo se siente cuando está excitado: a más humedad encuentres entonces más excitada estarás.

 

 

La masturbación:

 

La excitación tiene que venir de cualquier manera que tú veas más cómoda. Aquí debes ser cada vez más puntual con las cosas que sabes que te estimulan mucho. Algunas mujeres que no conocen su cuerpo no pueden decir qué es lo que les gusta y qué no.

 

Algunas otras piensan que excitarse depende de la pareja y no de ellas mismas por lo que suelen molestarse con estos si es que la técnica o toda la relación sexual no fuese placentera.

 

Una mujer tiene la responsabilidad de saber cuáles son sus grados de excitación. Esto no es fácil para todas, inclusive hay mujeres que por desconocimiento de su cuerpo no saben si han llegado a un orgasmo o no; así, si lo vemos desde el punto de vista masculino, es claro que un pene puede mostrar el grado de excitación de un hombre, en tal caso, se debe relacionar el pene con la humedad femenina.

 

 

Manos a la obra:

 

Casi todas las mujeres ya tienen una forma casi fija para tocarse el clítoris y así conseguir ese efecto tan deseado, es decir el orgasmo. Algunas nunca se han introducido los dedos (o probablemente uno pero no más de uno); otras mujeres nunca han utilizado un vibrador para estimular la vagina o el recto al mismo tiempo que están estimulando el clítoris; otras mujeres no han podido comprobar cuánto potencial tiene una estimulación de los pezones al mismo tiempo que se masturban; etc. Por tanto, puedes poner en práctica diferentes técnicas que sean conocidas y eficaces.

 

 

Placer en la ducha:

 

Las duchas sobre todo las de masaje o los chorros de un jacuzzi pueden darte unas sensaciones magnificas, pero ten cuidado, si el agua sale muy caliente pueden hacerte daño a la vagina, por tanto, no te acerques mucho y prueba la temperatura con anterioridad.

 

 

Juguetes sexuales:

 

Existen catálogos de venta por correo electrónico, además de tiendas que ofrecen diferentes modelos con los que puedes experimentar distintas sensaciones, están los vibradores, estimuladores anales, consoladores, pinzas para pezones, etc. Elegir cualquiera de estos tiene que ver con el conocimiento de tu cuerpo.

 

 

Objetos de la casa:

 

Te preguntarás si son seguros, pues para algunas mujeres que aseguran haber usado velas, hortalizas, mangos de cepillos y haber tenido todo tipo de sensaciones intensas, sí lo son. En realidad, en cuanto vayas perdiendo las inhibiciones que puedan tener, cualquier objeto será muy bueno.

 

 

 

 

Terra

 

 

Busca Pareja