Especiales
 
Más Canales
 
AMOR Y SEXO
Foto: Getty Images
Foto: Getty Images

Más Noticias



Los diez mandamientos para tener buen sexo en la cama
Hay ciertas técnicas y claves que pueden ayudarte a llegar al máximo placer. Sigue los siguientes pasos y prepárate para gozar en una noche llena de pasión.

 

Síguenos por Twitter

 

1. Olvídate de traspasarle tus inseguridades con tu cuerpo

 

No existe mujer que no tenga complejos respecto de su cuerpo, pero el último lugar para sacarlos a la luz es en la previa con tu pareja.

 

 

2. Hazte la difícil

 

No hay nada más deseable que lo que no se puede tener. Tampoco se trata de que enciendas la pasión y después lo dejes con las ganas, pero un ratito de hacerse la rogada nunca es malo. Coquetéale y sedúcelo de a poco, vístete con su ropa favorita, míralo seductoramente y háblale bien sexy, pero no dejes que te toque, verás como se va derritiendo a tus pies al mismo tiempo que tus ganas y deseo se incrementan muchos más.

 

 

3. Deja la luz encendida

 

A los hombres les gusta mirar, no lo prives de ese placer. No le pidas que apague la luz en esos momentos, a ellos les encanta mirarte y también les gusta ser observados mientras hacen el amor. Sólo está permitido apagar la luz cuando hay velas, una chimenea o algo que los ilumine un poco, pero la oscuridad absoluta no es bienvenida.

 

 

4. Explora su cuerpo

 

Aunque nos cueste creerlo, el hombre no es únicamente su pene. Al igual que en nosotras, los hombres tienen múltiples zonas erógenas (puntos que al estimularlos provocan excitación sexual) a lo largo de su cuerpo.

 

Naturalmente, las principales y más efectivas se encuentran en la zona genital. Por ejemplo, el pene posee tres partes esenciales, el tronco, la corona y el glande, todas tienen niveles de sensibilidad distintas y esto varía de un hombre a otro. Normalmente el glande (la punta) es el lugar más sensible y vendría a equivaler al clítoris en nosotras.

 

Por otro lado, están los testículos y el ano, pero para muchos hombres esos lugares son tabú, por lo que debes preguntarle a tu pareja si le gustaría que explores por ahí.

 

El interior de los muslos también es una zona muy sensitiva en los hombres, al igual que el cuello y las orejas.

 

Recuerda, si conoces su cuerpo y las zonas en que le gusta más que lo acaricien, le darás mucho más placer, y lo mismo corre para ti si es que le permites a él que explore el tuyo.

 

 

5. Bienvenidos los gemidos, gritos y frases obscenas

 

El deseo y el placer hay que dejarlos salir y expresarlos como corresponden. No te reprimas cuando tengas ganas de gemir más fuerte o incluso de gritar, esto te excita más a ti y también a tu pareja. Las palabras sucias y frases obscenas también le dan un aire más entretenido a la relación y echan a volar la imaginación de ambos.

 

Al principio es difícil desinhibirse y soltarse, pero con el tiempo y la práctica llegarás a sorprenderte a ti misma con lo que puede salir de tu boquita de princesa.

 

 

6. Hazle saber que te gusta y que lo deseas

 

Al igual que nosotras, los hombres también necesitan que les digan qué cosas nos gustan de ellos, que los encontramos atractivos y que nos excitan. Esto reafirma su virilidad, autoconfianza y amor propio.

 

Un hombre seguro de sí mismo y seguro de que su pareja lo quiere y desea, es un hombre contento, feliz y dispuesto. Además, si sabe cuánto lo valoras y cómo lo deseas se compenetrará muchos más con la relación, ya que sabrá que es importante para ti y que es objeto de tu deseo.

 

 

7. Toma la iniciativa

 

La principal queja de los hombres es que ellos siempre deben dar el primer paso. Tápale la boca lanzándote tú a sus brazos y empujándolo a la cama. Hazle saber que quieres hacer el amor y que no vas a esperar ni un minuto más. Si eres más tímida, a veces una mirada provocadora o un gesto comprometedor son suficientes para que capte el mensaje.

 

 

8. Quítate la ropa

 

Está bien que pueda hacer frío, que no hayas alcanzado a depilarte o que quieras esconder alguna imperfección, pero es bastante aburrido y desmotivante hacer el amor con la ropa puesta. A no ser de que estén en un ascensor, el cine, un baño público o cualquier lugar que amerite tener sexo rápido, quítate la ropa, no hay nada que los excite más que ver tus pechos, tu cola, tu espalda, tus hombros o a ti enterita.

 

 

9. No supongas que todos son iguales

 

Es un error fatal suponer que todos los hombres son iguales y que por ende les gustan las mismas cosas. No supongas que a tu pareja le va a gustar lo mismo que le gustaba a tu ex en la cama. Siempre es bueno que conversen respecto a qué les gusta a cada uno y cómo prefieren las caricias y los besos. Recuerda que todos somos distintos y a ti no te gustaría que él te tratara como trataba a su ex asumiendo que ambas son iguales.

 

 

10. Ábrete a nuevas experiencias

 

No hay nada más perjudicial para una relación de pareja que la monotoneidad y la rutina. No tengas miedo a explorar nuevas posiciones, distintos lugares, elementos extra como los juguetes eróticos, disfraces y juegos de simulaciones, donde tú por ejemplo seas una policía y él un bandido. Salir de lo habitual no es tan difícil, atrévete.

 

 

 

 

Terra

 

 

 

Busca Pareja