Los diferentes delincuentes aprovechan el ‘Canal Bogotá’ en Cúcuta para vivir y escapar después de cometer sus fechorías.
 
 

“Llevaban logos de la Cruz Roja Internacional”, reiteró alias 'César'

Obama reitera su compromiso de poner fin a la guerra de Irak

Accidente de bus deja tres muertos y 40 heridos en Perú

Barack Obama aventaja por nueve puntos a John McCain

Gina Parody denuncia nuevo pacto entre 410 políticos y paramilitares en 2000

 
 

Mayo 28 de 2008

Las calles de Colombia quieren decir adiós a la delincuencia

 

ESPECIAL: Zonas peligrosas en las principales calles colombianas.


Una noche con la Policía en Ciudad Bolívar.

Una noche de patrulla por Ciudad Bolívar.

Principales calles peligrosas de Colombia.

Crónica de una noche por las calles de Ciudad Bolívar, una de las localidades más peligrosas de Bogotá.


Calles del Eje Cafetero sin dios ni ley.


Donde la vida camina, con el peligro se vive y se convive (Bogotá).



Pese a los impetuosos esfuerzos que la Policía Nacional hace en las diferentes ciudades y municipios del país, aún son muchos los sectores en donde reina la ley del más fuerte.

Desde La Guajira hasta Leticia, las quejas de los ciudadanos son constantes, pues, cuando desaparece la patrulla, el hampa vuelve y retoma el control en la zona, generando pánico entre los habitantes y transeúntes del sector.

Terra Colombia hizo un trabajo nacional para indagar cuáles son los sectores más peligrosos de algunas de las principales ciudades del país. Aquí un un panorama de las zonas donde las autoridades deben hacer un control más eficaz.

En Cúcuta luchan por el control de las zonas de expendios

El Barrio Chino, ubicado en la avenida 8 entre calles 4 y 6 en Cúcuta, es el lugar más inseguro de la capital nortesantandereana. Los indigentes, drogadictos, traficantes y ladrones aprovechan el ‘Canal Bogotá’, que atraviesa la zona, para vivir y escapar después de cometer sus fechorías.

Incluso, muchos cucuteños lo han calificado como el 'expendio de drogas al aire libre' más grande de la ciudad.

Esporádicamente se presentan hechos violentos, que generalmente están relacionados con enfrentamientos por controlar el tráfico de drogas, y con acciones de grupos de 'limpieza social'.

El pasado 27 de marzo, un artefacto explosivo fue lanzado al canal desde una motocicleta, provocando heridas a seis personas. La Policía atribuyó el ataque, a una disputa por el control de la venta de estupefacientes.

Otro sector es el parque Lineal La Sexta (Avenida 6 con calle 6): este lugar, que le costó al municipio 3.910 millones de pesos, se ha convertido en residencia de habitantes de la calle, beodos y delincuentes.

El proyecto, una de las banderas de la administración pasada, terminó desierto, con el pasto quemado, lleno de basuras. La administración actual ha sido criticada con vehemencia por la situación de abandono del parque, ya que, en lugar de embellecer la zona, reemplazó un tradicional pasaje comercial y aumentó la inseguridad.

Por su parte El Callejón (Calle 6 entre avenidas 8 y 6), es un corredor que separa al Parque de la Sexta con el 'Canal Bogotá'.

La actividad comercial es profusa. Se ven mercados y vendedores informales de todo tipo de productos. La calle desemboca en el canal, como un embudo, y esta característica lo hace inseguro, pues los delincuentes terminan refugiándose allí, en el caño. (Ver Galería de fotos de los sectores mencionados).

Entre la calle 7 entre avenidas 2 y 4, se ubica el denominado sector Calle 7, uno de los lugares más sórdidos de Cúcuta. En el día, es muy transitado, activo comercialmente y normal. En las noches, la mezcla de prostitutas, travestis, moteles baratos, drogas y delincuencia, lo convierten en inseguro. Las personas que viven y trabajan en la zona, y las que la transitan permanentemente, saben que después de las 6 de la tarde hay que tener mucho cuidado. La mayoría de los locales comerciales cierran, en una especie de Toque de queda tácito, que todos allí han terminado por aceptar.

Por último, en las calles 8 y 9 con avenidas 2 y 3, la situación es similar a la de la zona anteriormente descrita. La diferencia, es que los robos y otros ilícitos, ocurren a cualquiera hora del día. Los comerciantes del lugar se han unido para protegerse de los crímenes y de alguna manera tratar de ahuyentar a los que quieren cometerlos.

Barranquilla lucha contra su delincuencia

Ya es una leyenda el sitio barranquillero conocido como ‘Los tres postes’, debido al alto número de delitos que se cometen allí. Es un sector ubicado en el barrio Don Bosco, una deprimida zona de la capital del Atlántico.

Que un vehículo se quede varado en ese sitio es la peor pesadilla de cualquier habitante de Barranquilla. Asaltos, raponazos, homicidios y toda clase de delitos, tienen como escenario este tristemente célebre lugar.

Su nombre se lo debe a los postes que sostienen una intersección de líneas de alta tensión que llevan la luz a sectores subnormales de La Arenosa.

El año pasado se registró en ese lugar el asesinato de una persona que se movilizaba en un carro blindado. Los homicidas tuvieron el tiempo para disparar contra el vehículo hasta que el blindaje del carro cedió, impactando a su conductor y logrando su cometido de darlo de baja.

Otra de las zonas peligrosas es el barrio Rebolo, donde se libran conflictos entre pandillas que disputan territorialmente esta zona. Este sector colinda con otro barrio llamado Montes, en el que de igual manera son comunes los atracos callejeros.

Sin embargo, la situación de inseguridad y criminalidad en Barranquilla es grave en todo el perímetro de la ciudad. Los asesinatos a sueldo se cometen cada día, mientras que los robos de carros y asaltos a personas que salen de las entidades bancarias –llamadas ‘fleteo’- son pan de cada día. El norte de esta capital está azotado con la práctica de esta modalidad delictiva.

Plaza de Carnaval y de ladrones en Pasto Pasto, la tierra del Carnaval de Blancos y Negros y del Volcán Galeras, sufre, como todas las ciudades, el peligro y la delincuencia sus calles. Donde hoy se ubica la Plaza del Carnaval, antes era un pequeño e improvisado terminal, un ‘Agáchese’ y varios prostíbulos.

Con la construcción de la Plaza del Carnaval, en el centro de Pasto, se esperaba dispersar la prostitución y mejorar los índices de seguridad en el sector ubicado en el centro de la capital nariñense. Pero el estigma sigue presente en las mentes de los ciudadanos, quienes prefieren evitar este lugar para no cruzarse con una trabajadora sexual (a cualquier hora del día), borrachos y/o ladrones, que pueden acercase de manera disimulada para robar los bosillos de cualquier transeúnte desprevenido.

La majestuosa Plaza del Carnaval cada principio de año se viste de colores y de fantasía. Pero también se cubre de ladrones que aprovechan ese enero de cada año para convertirlo en su ‘agosto’ de ‘clientes’ fortuitos e infortunados.

Aún hay zonas rojas en Medellín

En Medellín, una ciudad otrora símbolo ante el mundo de la violencia en Colombia, es hoy por hoy estandarte de civismo y cultura. Con obras arquitectónicas modernas y grandes mejoras en materia de seguridad, la capital de la montaña ha transformado su cara internacional y ya ha recibido visitantes ilustres como la secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice, gracias a las gestiones del ex alcalde, Sergio Fajardo, y el alcalde actual, Alonso Salazar.

Sin embargo, aún existen sectores en donde la ley del más fuerte persiste, especialmente en la noche: Barbacoas, ubicado en el centro de la ciudad, (a dos cuadras del Parque Bolívar), es una parte deprimida donde confluye indigencia, prostitución y travestis.

Otro sector, ubicado también en el centro de Medellín, se denomina El Raudal, a cinco cuadras de Barbacoas. En este lugar, la prostitución, las peleas con arma blanca, los borrachos, los indigentes y los bares denominados de ‘mala muerte’, hacen de este punto un sitio álgido de la ciudad pese a que la Policía ejerce una constante presencia.

En esta lista se destaca ‘La suela de Zea’, ubicada en la periferia del centro de la capital antioqueña. Antes allí se podían encontrar las ‘cuevas de Medellín’, donde delincuentes e indigentes abrían huecos en las calles y los edificios viejos para vivir y esconderse de las autoridades luego de delinquir.

Terra Colombia / Redacción con corresponsales nacionales
¿Ha sido testigo de una noticia? Puede enviarnos su testimonio (fotografías, videos, audios o textos) a través del servicio Ud reportero de Terra Colombia. En función de todos los trabajos recibidos publicaremos una selección en nuestro sitio, con los créditos correspondientes.
Terra en otros países | Contáctenos | Resolución mínima de 800x600 © Copyright 2007, Terra Networks, S.A.