Terra

Portada TERRA COLOMBIA > NoticiasArtículo

 

 

Nacionales

El sepelio de Julián Andrés Morales, el hincha de Nacional asesinado por cuatro jóvenes el domingo, se hizo en medio de banderas verdes. Foto: Terra
 

Hinchas del Medellín van a la cárcel por asesinato de joven

Actualizado: Septiembre 29 de 2009
Los cuatro hinchas del Medellín, que golpearon hasta la muerte a Julián Andrés Morales seguidor del Nacional, fueron llevados al Centro Carcelario de Riosucio.

Corresponsal Manizales/Terra Colombia El Juez Promiscuo Municipal con función de control de garantías de Supía (Caldas), formuló imputación y solicitó medida de aseguramiento de detención preventiva intramural, en contra de Diego Restrepo Sassa, Juan David Henao Rua, Luis Felipe Muñoz Arango y David Duque Delgado.

Los cuatro son acusados del asesinato de Julián Andrés Morales Clavijo, de 21 años, hincha del Atlético Nacional este 27 de septiembre.

El verde llevó a la tumba a Julián Andrés

Se fue a la tumba escuchando los mismos cánticos que entonó durante varios años en las tribunas populares. Se fue al más allá acompañado de un puñado de hinchas que quisieron darle el último adiós en medio del verde y blanco que vistió desde que tenía uso de razón.

Julián Andrés se fue a muy temprana edad. Dejó un vacío en la familia Morales Clavijo y, de nuevo, un mensaje en esta sociedad que se sigue matando por los colores de uno y otro equipo. A sus 22 años, este joven manizaleño, hincha furibundo de Nacional, murió a manos de hinchas del Independiente Medellín. Ni siquiera ambos conjuntos estaban jugando. Coincidió que los rojos jugaron en Cali -ante América- y los verdes actuaron en Medellín -ante Pasto-. Si algo caracterizaba a Julián era su apoyo incondicional para con su equipo.

El fin de semana viajó desde Manizales a Medellín para ver el partido y el domingo pasado, mientras regresaba se topó con una turba enfurecida de hinchas del 'Poderoso' que acabaron con su vida.

Ayer, en medio de un multitudinario sepelio, Julián Andrés -el hincha, el hijo, el alumno y el compañero- pasó a mejor vida y fue despedido por un centenar de seguidores del Atlético Nacional.

"No es justo que una persona muera así. Esta violencia absurda seguirá cobrando más vidas, hasta que el gobierno no tome cartas en el asunto. No es justo perder un hijo de esta manera", expresó Nelson Morales Giraldo, padre del joven, quien explicó que su hijo siempre fue seguidor del Nacional y viajaba a todos los estadios, pero nunca se vio involucrado en peleas.

"Con vos hasta la muerte"

Un barrista lo da todo por su equipo. Muchas de las banderas que penden en las populares profesan mensajes como: "Nací verde y moriré verde... con vos hasta la muerte". Y ese lema aplicó para este joven estudiante de cuarto semestre de Sociología, en la Universidad de Caldas.

Murió por los colores de su amado verde y una vez más prendió las alarmas sobre los problemas entre barras bravas. Ese domingo en la mañana, mientras regresaba de Medellín se topó con la muerte. No venía solo. Lo acompañaban Cristian Henao y Huber Agudelo, amigos de hace varios años, quienes se salvaron de milagro.

"Veníamos echando dedo, pidiendo 'aventón' a ver quién nos traía hasta Manizales. Veníamos en un camión, pero a la entrada de Marmato nos tocó bajarnos", comentó Cristian.

En ese instante pasaba un bus repleto de hinchas de Medellín, quienes regresaban de Cali. Dicen, algunos testigos, que los tres jóvenes lanzaron ofensas contra los seguidores rojos, quienes enfurecidos se bajaron a perseguirlos. "Nos metimos en una casa y mi amigo y yo logramos saltar por un balcón y nos lanzamos al río Cauca. Julián no alcanzó a escaparse", dice Cristian, quien también fue agredido y recibió tres puñaladas, que no alcanzaron a quitarle la vida.

Julián Andrés sí recibió heridas mortales que lo dejaron tendido a un lado de la vivienda. "Yo esperé un rato en el río hasta que se fueran los de Medellín. Cuando salí vi el cuerpo tirado de Julián".

Los dos jóvenes que resultaron heridos se recuperan de sus lesiones. Julián Andrés se fue en medio de los llantos, la bronca y la ira enfurecida de cientos de seguidores del Nacional, que lo acompañaron hasta Jardines de la Esperanza, donde fue sepultado.

El ataúd verde y blanco, con la bandera de su equipo cubriéndolo, quedó como la muestra de su amor al verde de Antioquia, el mismo color que lo llevó a la tumba.

 

Terra en otros países | Contáctenos | Resolución mínima de 1024x728 © Copyright 2009, Terra Networks Colombia S.A.