HEADER MARKUPS

Actualidad » Noticias

 Armero: 25 años de una tragedia anunciada
12 de Noviembre de 2010 10:30

Comentarios
 
A las 11:30 p.m. de ese 13 de noviembre de 1985, cien millones de metros cúbicos de pantano, lava, hielo y piedra llegaron a arrasar con Armero. Foto: AFP

A las 11:30 p.m. de ese 13 de noviembre de 1985, cien millones de metros cúbicos de pantano, lava, hielo y piedra llegaron a arrasar con Armero.
Foto: AFP

Por: Katherine Loaiza / Terra.com.co


Desde 1984 tres colombianos supieron lo que iba a pasar en Armero y procuraron decírselo a cuanta autoridad pudieron, sin que sus palabras fueran atendidas siquiera por el gobernador del departamento de Tolima.

El primero de ellos era filósofo. Hizo el cálculo de cada cuánto hacía erupción el volcán y así lo manifestó en un sin número de conferencias, hasta que las autoridades lo tildaron de loco y lo vetaron en varios municipios tolimenses.

El 13 de noviembre de 1985, estando en su casa en El Líbano (Tolima), el profesor Fernando Gallego vio cómo empezaba a caer ceniza desde el volcán, pero ya no se atrevió a dar un último aviso de la explosión inminente.

Víctima de las burlas y pública censura, ya no se esforzó, ni intentó alertar a los habitantes de Armero. Tampoco intentó subir hasta el Nevado Mesa de Herveo, también conocido como Nevado del encomendero Francisco Ruiz, porque Ingeominas lo tenía vetado, de manera que decidió sentarse a esperar a que ocurriera una tragedia que él ya había previsto, pero que nadie quiso creerle.

El alcalde de Armero de entonces, Ramón Antonio Rodríguez, también insistió hasta el último minuto en efectuar una nueva evacuación, porque de acuerdo con sus cálculos la montaña hacía erupción en períodos alternados entre 140 años y nueve meses y 110 años y dos meses. Erupciones anteriores se habían registrado en 1592, 1700 y 1845, de manera que la ocurrencia de una tragedia similar en la segunda semana de noviembre de 1985 era inminente.

El representante a la Cámara del Tolima para la época en que ocurrió la tragedia, Humberto Arango Monedero, se reunió en septiembre de 1985 con cuatro ministros de Gobierno del entonces presidente Belisario Betancur, para contarles lo que sería la tragedia. Ninguno de ellos le prestó atención y no se plantearon planes de evacuación desde el Gobierno central.

REPARACIÓN Y CONDENAS

A pesar de las múltiples advertencias y de que ni la Gobernación del Tolima, ni Ingeominas, ni el Gobierno Nacional hicieron nada para evitar la muerte masiva de los tres millones de personas que estaban en peligro ante una eventual erupción del volcán, el Estado no ha sido condenado por las 23 mil muertes de los habitantes del segundo municipio más grande del Tolima.

Ni una sola persona o entidad ha sido condenada a pesar de que por lo menos 900 demandas fueron interpuestas, la mayoría de las cuales reclamaban unos 80 mil millones de pesos para las víctimas y sus familiares. El Estado salió indemne de cualquier responsabilidad ante el Tribunal Superior del Tolima, el Consejo de Estado y la Corte Suprema de Justicia, cuyos estrados determinaron que el Gobierno no puede hacerse responsable por un desastre de carácter natural que no se puede prevenir.

EL LODO CUBRIÓ ARMERO

A las 11:30 de la noche de ese 13 de noviembre de 1985, cien millones de metros cúbicos de pantano, lava, hielo y piedra llegaron a arrasar con Armero, con una velocidad superior a los cien kilómetros por hora. Ni el alcalde se salvó.

Lo último que se le escuchó decir a través de un radioteléfono fue “esto se está inundando” y así fue. Con esa frase, lo que se conocía como Armero desapareció. Dos horas antes el volcán había hecho erupción, como lo habían vaticinado los tres expertos en la materia  a quien la mayoría decidió prestar oídos sordos.

Unas 23.000 personas, de las 31.000 que vivían en el municipio desaparecieron debajo del lodo y con ello también el 93 por ciento del casco urbano del municipio quedó sepultado por lo que llegó hasta sus tierras a través del río Lagunilla, cuando las personas de ese apacible pueblo tolimense dormían.

Por eso dicen que tanta gente murió, porque estaban durmiendo y nadie les dijo que evacuaran, o que había peligro de erupción. Miles de personas fueron rescatadas de entre el lodo, con diversas enfermedades en la piel. Sin embargo, de todas la víctima que será recordada como símbolo de la tragedia será Omaira Sánchez Garzón.

La imagen de la pequeña atrapada en el lodo, agonizando durante 60 horas y sin posibilidades de salir, fue leída por muchos como el símbolo de la ineficiencia de las autoridades colombianas y de la precariedad con que los rescatistas tenían que hacer su trabajo.

La primera persona que vio lo que había quedado de Armero después de ese 13 de noviembre fue el voluntario de la Defensa Civil de Venadillo, Leopoldo Guevara, quien apenas pudo sobrevolar la zona, atinó a decir a través de radioteléfono “¡Armero es un playón de lodo!”.

RECUERDOS

Aunque muchas de las vidas que perecieron durante la tragedia pasaron a ser parte una lista interminable de nombres que ningún Estado recuerda. Diferentes iniciativas se han empeñado en reconstruir la memoria de Armero año tras año.

Ese es el caso del portal www.armandoarmero.com, iniciativa de Francisco González, quien busca reconstruir las historias de los personajes más emblemáticos de la ciudad, así como recordar los nombres de quienes perdieron la vida o a todos sus familiares. 


Además de la niña Omaira Sánchez Garzón,  también pueden leerse los testimonios de otras personas que lograron sobrevivir a esa noche de infierno.


Por ejemplo se encuentra el relato de “La Miss Universo”, una mujer negra interna del hospital mental del municipio, que de vez en cuando se escapaba y caminaba desnuda por las calles de Armero, mostrando su cuerpo escultural, o el de la iglesia de San Lorenzo, de la que ya sólo quedan los baldosines que conducen al atrio y a la que todavía van los familiares de los muertos a rezar.


Hoy, 25 años después, quien visite Armero para el aniversario de la tragedia, podrá ver fotografías y gran número de turistas y curiosos. Para quien quiera conocerlo en cualquier otra época, será recibido por las tumbas simbólicas que los familiares construyeron sobre lo que eran las casas de sus seres queridos.


La memoria de aquel Armero se quedará en copias de registro civil de sus habitantes guardadas en los anaqueles del municipio de Guayabal, así como en los lamentos de los armeritas sobrevivientes, que año tras año deciden hacer una multitudinaria peregrinación para evocar a su pueblo, un Armero que permanecerá vivo en la memoria de sus recuerdos.

Terra.com.co
  1. Desde 1984 tres colombianos supieron lo que iba a pasar en Armero y procuraron decírselo a cuanta autoridad pudieron, sin ser escuchados siquiera por el gobernador del departamento.
    12 de Noviembre de 2010 • 12:00
    Foto: AFP

  2. La erupción del volcán nevado del Ruiz hace 25 años causó una avalancha de lodo, piedra y cenizas la cual arrasó con le pueblo.
    12 de Noviembre de 2010 • 12:00
    Foto: AFP

  3. La erupción causó alrededor de 25 mil muertes el potencial de destrucción del Ruiz está intacto, pero que se repita la historia depende de los colombianos.
    12 de Noviembre de 2010 • 12:00
    Foto: AFP

  4. Lo último que se le escuchó decir a través de un radioteléfono fue “esto se está inundando” y así fue. Con esa frase, lo que se conocía como Armero desapareció.
    12 de Noviembre de 2010 • 12:00
    Foto: AFP

  5. La misma niña se identificó ante los cuerpos de socorro como Omaira Sánchez; contó que estaba estudiando y les dio los nombres de algunas de sus amigas.
    12 de Noviembre de 2010 • 12:00
    Foto: AFP

  6. A las 11:30 de la noche de ese 13 de noviembre, 100 millones de metros cúbicos de pantano, lava, hielo y piedra, llegaron a arrasar con Armero, con una velocidad superior a los 100 kilómetros por hora. Ni el alcalde se salvó.
    12 de Noviembre de 2010 • 12:00
    Foto: AFP

  7. Desde 1984 tres colombianos supieron lo que iba a pasar en Armero y procuraron decírselo a cuanta autoridad pudieron, sin ser escuchados siquiera por el gobernador del departamento.
    12 de Noviembre de 2010 • 12:00
    Foto: AFP

  8. La erupción del volcán nevado del Ruiz hace 25 años causó una avalancha de lodo, piedra y cenizas la cual arrasó con le pueblo.
    12 de Noviembre de 2010 • 12:00
    Foto: AFP

  9. La erupción causó alrededor de 25 mil muertes el potencial de destrucción del Ruiz está intacto, pero que se repita la historia depende de los colombianos.
    12 de Noviembre de 2010 • 12:00
    Foto: AFP

  10. Lo último que se le escuchó decir a través de un radioteléfono fue “esto se está inundando” y así fue. Con esa frase, lo que se conocía como Armero desapareció.
    12 de Noviembre de 2010 • 12:00
    Foto: AFP

  11. A las 11:30 de la noche de ese 13 de noviembre, 100 millones de metros cúbicos de pantano, lava, hielo y piedra, llegaron a arrasar con Armero, con una velocidad superior a los 100 kilómetros por hora. Ni el alcalde se salvó.
    12 de Noviembre de 2010 • 12:00
    Foto: AFP

  12. Desde 1984 tres colombianos supieron lo que iba a pasar en Armero y procuraron decírselo a cuanta autoridad pudieron, sin ser escuchados siquiera por el gobernador del departamento.
    12 de Noviembre de 2010 • 12:00
    Foto: AFP

  13. La erupción del volcán nevado del Ruiz hace 25 años causó una avalancha de lodo, piedra y cenizas la cual arrasó con le pueblo.
    12 de Noviembre de 2010 • 12:00
    Foto: AFP

  14. La erupción causó alrededor de 25 mil muertes el potencial de destrucción del Ruiz está intacto, pero que se repita la historia depende de los colombianos.
    12 de Noviembre de 2010 • 12:00
    Foto: AFP

  15. Lo último que se le escuchó decir a través de un radioteléfono fue “esto se está inundando” y así fue. Con esa frase, lo que se conocía como Armero desapareció.
    12 de Noviembre de 2010 • 12:00
    Foto: AFP

  16. A las 11:30 de la noche de ese 13 de noviembre, 100 millones de metros cúbicos de pantano, lava, hielo y piedra, llegaron a arrasar con Armero, con una velocidad superior a los 100 kilómetros por hora. Ni el alcalde se salvó.
    12 de Noviembre de 2010 • 12:00
    Foto: AFP

  17. Debajo de Omaira había otras personas que habían muerto, pero de cuyas identidades no podría dar cabal razón el oficial.
    12 de Noviembre de 2010 • 12:00
    Foto: AFP

  18. A las 11:30 de la noche de ese 13 de noviembre, 100 millones de metros cúbicos de pantano, lava, hielo y piedra, llegaron a arrasar con Armero, con una velocidad superior a los 100 kilómetros por hora. Ni el alcalde se salvó.
    12 de Noviembre de 2010 • 12:00
    Foto: AFP

  19. Desde 1984 tres colombianos supieron lo que iba a pasar en Armero y procuraron decírselo a cuanta autoridad pudieron, sin ser escuchados siquiera por el gobernador del departamento.
    12 de Noviembre de 2010 • 12:00
    Foto: AFP

  20. La erupción del volcán nevado del Ruiz hace 25 años causó una avalancha de lodo, piedra y cenizas la cual arrasó con le pueblo.
    12 de Noviembre de 2010 • 12:00
    Foto: AFP

  21. La erupción causó alrededor de 25 mil muertes el potencial de destrucción del Ruiz está intacto, pero que se repita la historia depende de los colombianos.
    12 de Noviembre de 2010 • 12:00
    Foto: AFP

  22. Lo último que se le escuchó decir a través de un radioteléfono fue “esto se está inundando” y así fue. Con esa frase, lo que se conocía como Armero desapareció.
    12 de Noviembre de 2010 • 12:00
    Foto: AFP

  23. Aquí yace Omaira Sánchez
    12 de Noviembre de 2010 • 12:00
    Foto: AFP