En Vivo

¡SE BUSCA!




La familia de Alicia Franco, asesinada por su propio esposo hace cuatro años, anda desesperada. El asesino –que no pagó un solo día de cárcel- estaría buscando la patria potestad de sus hijos, los dos niños que fueron testigos del crimen horrendo. Helmer Yesid Sandoval Romero mató a su mujer de 70 puñaladas y dejó a los menores con el cadáver.

 

Los padres de la joven (Dora Alicia Jiménez y Juan Nemesio Franco) se sorprenden ante la macabra habilidad de su ex yerno para burlar a las autoridades. Recuerdan que ya era un pequeño hampón como funcionario del Distrito (en la Secretaría del Medio Ambiente) y después como "experto" en Parques Nacionales.

 

Era un sujeto "encantador" en la oficina, de brillante porvenir –según compañeros de trabajo- y excelente líder en su comunidad, en el barrio Alta Blanca, en Bogotá. Pero neurótico, abusivo, agresivo y desalmado al interior de su hogar.

 

Alicia, estudiante de un colegio de monjas (23 años), resignada por sus hijos a mantenerse casada, resistió tres años de convivencia y decidió separarse. El error vino dos meses después: regresó a la vida marital y al infierno de convivir con Sandoval, quien se había convertido en asiduo jugador en casinos y ambicioso burócrata. "Me da asco todo lo que hace", escribió en su diario la futura víctima.

 

Lo que dice la madre de la joven asesinada es que los jueces le han venido reduciendo la pena a tan solo unos meses y cree que las artimañas de los abogados del agresor terminarán por "justificar" su crimen. Tiene información de que pretende la tenencia de los niños, que todavía no superan el horror de aquella mañana en el apartamento 402 de la calle 182 con 45.

 

Dora Alicia, la madre, asumió en nombre de toda la familia la batalla en busca de que se capture y castigue al asesino. "No mataron un perro, mataron a mi hija y parece que las autoridades no encuentren importante el caso". Juan Nemesio Franco, el padre, un funcionario del Ministerio de Defensa Nacional –ya pensionado- se recupera de un abismo sicológico, que lo mantuvo en silencio durante dos años.

 

A Helmer Yesid Sandoval Romero lo han visto en Bogotá. Aparentemente reside en Cúcuta. Sigue llamando a sus amigos y estaría dedicado "a los negocios".



Copyright Todelar © 2011