Mundo

Mona Lisa es atacada con pastelazo en el Louvre

El hombre fue expulsado del museo después del acto
domingo, 29 de mayo de 2022 · 17:23

La icónica pintura de Leonardo da Vinci, "La Gioconda", ha sido atacada por un misterioso hombre dentro del Museo de Louvre, el cual lanzó un pastelazo al cuadro antes de ser expulsado del recinto por la seguridad.

Aunque aún se reconoce la identidad del perpetrador, así como la razón detrás de su acción, varias fotografías circulan en redes sociales en donde se puede ver dicho pastelazo; así como videos de la seguridad sacándolo del lugar.

El visitante cubría su cabeza con una peluca y fingió necesitar una silla de ruedas para poder moverse; tras engañar a las autoridades, logró ubicarse en una zona para personas discapacitadas.

Ya una vez en el punto, el sujeto se puso de pie y lanzó un pastel a la pintura de la Mona Lisa, dejando atónitos tanto al cuerpo de seguridad como a los asistentes al museo.

Para tranquilidad de muchos, la pintura de La Gioconda no habría sufrido ningún daño, ya que se encuentra protegida por un cristal antibalas; los desechos de pastel que quedaron sobre el vidrio fueron limpiados por empleados del Louvre.

Al momento de ser retirado del establecimiento, otro de los visitantes logró grabar un pequeño video, en donde se ve al perpetrador emitir palabras a favor de la protección del planeta.

En el mismo video se puede ver que es un joven de no mucha edad, en donde se aprecia con claridad la peluca y gorra que utilizó para pasar desapercibido, además de la silla de ruedas que utilizó para ponerse enfrente de la obra y lanzar el pastelazo.

Con la popularidad que tiene La Gioconda no es esta la primera vez que algún asistente intenta hacerle algún tipo de daño, con hasta cuatro intentos de ataque, pero ninguno sin éxito.

Los dos primeros de ellos fueron en 1956; en el primero, un hombre lanzó ácido al cuadro, dañando su parte inferior. Poco tiempo después, un pintor boliviano tiró una piedra contra la Mona Lisa, provocando otro ligero daño.

Tras esos ataques es que se puso el cristal que evitó el pastelazo más reciente; en 1974 y durante una visita a Tokio, una mujer roció un espray de color rojo, pero sin éxito alguno; mismo destino que tuvo en 2009, cuando el vidrio detuvo una taza de té que fue lanzada por un turista.

JAP

Otras Noticias